¡Viiiiiiiiva la gente!

¡Viiiiiiiva la gente!
La hay donde quiera que vas
¡Viiiiiiiva la gente!
¡es lo que nos gusta más!

Con más gente a favor de gente,
en cada pueblo o nación.
Habría menos gente difícil
y más gente con corazón.

¿Cómo? ¿Que si me he vuelto loco? Eso seguro, pero ¿quién no recuerda el estribillo de esta pegadiza canción de los míticos Enrique y Ana? ¿No te suena? ¡Venga este vídeo para echarte una mano!

La idea de esta mandanga nació escuchando al gran Celacanto en el podcast de Kabutor El Tablero donde comentaba el “objetivo social” de los wargames, y entonces me di cuenta de cómo había evolucionado como jugón.

Como tantos muchos, mi introducción al mundo de los juegos de mesa modernos vino de la mano de eurogames como Catan y Carcassonne. Mi interés en los juegos siempre ha radicado en el desafío intelectual que supone descifrarlos, optimizarlos, exprimirlos hasta desvelar sus secretos. Por eso cuando, hastiado de risks y monopolies, descubrí a los  novedosos eurogames, me enfrenté a un nuevo y refrescante repertorio de puzzles cuyas piezas mi mente tenían que encajar.

Con el paso del tiempo he tenido la suerte de conocer a muchos compañeros de afición, de todos los colores, tamaños y formas. Muchos de ellos han resultado ser personas maravillosas y esto es lo que ha propiciado un cambio en mi manera de entender los juegos de mesa últimamente. La satisfacción de resolver el “sudoku” ha pasado a ser algo secundario para dar protagonismo a la experiencia de compartir sensaciones con otras personas. Es entonces cuando me doy cuenta de que lo que más me realiza en esta santa afición es conocer a gente nueva, conectar, disfrutar juntos sentados a una mesa. Esto es, el objetivo social del que hablaba Celacanto.

Hoy he vuelto a experimentar esa sensación. Ese sentimiento que te reconforta, que te recuerda por qué vale la pena seguir “resolviendo sudokus”. Hoy he tenido la suerte de conocer a MJ, una jugona de los más singular, crisol de inocencia, inquietud y energía, mucha energía. No hemos podido charlar más de media hora pero ha sido suficiente para hacerme a la idea del pedazo de persona que tenía delante.

Afortunadamente no es la primera vez que esto sucede y apuesto a que se volverá a repetir. Pero no por ello dejan de maravillarme estos fenómenos sociales. Así que hoy me ha invadido un halo de buenrollismo que ha hecho olvidarme de las miserias del ser humano, y aquí me tenéis rumiando la canción…

¡Viiiiiiiva la gente!
La hay donde quiera que vas
¡Viiiiiiiva la gente!
¡es lo que nos gusta más!

Con más gente a favor de gente,
en cada pueblo o nación.
Habría menos gente difícil
y más gente con corazón.

Comentarios

  1. MJota dice

    Me he quedado flipada… Creo que no merezco tales palabras… Pero aún así me gusta escucharlas!!! ^_^
    Cada vez que conozco alguien nuevo de los juegos de mesa siempre pienso lo majos que son, todavía no he conocido a nadie maligno. Creo que viene implícito de fabrica: ser majo y ser jugón. Y carteaius es ambas cosas… Y por partida doble!!!
    Como siempre cuando quedo con alguien de estas características me quedo cuando me voy con la misma sensación: con alegría de haberlo pasado genial y con pena de que ya se haya acabado!!!
    Gracias por todo!!!
    MJ

    • cartesius dice

      Jajajaja. Que no, hombre! :D
      Ya sabía yo que no tenía que haber mencionado el género de MJ :P

  2. Jotapé dice

    Puff ! O es una declaración de amor de todas, todas, o es una declaración de principios que te ha quedao muy ñoña.

  3. Canales dice

    Te doy toda la razón, Carte.

    Lo grandioso de los juegos es que crean experiencias, y las experiencias son más fáciles de recordar. Por eso las sesiones a juegos que todos conocen son mejores, porque no juegas contra el juego sino contra los otros jugadores.

    En fin, qué voy a decir yo, que me encanta el aspecto psicológico, el metajuego, meterme con los rivales… ;-)